Capsulas de café verde ¿Cuántas se pueden tomar al día?

Hoy por hoy el sobrepeso (o la obesidad) se considera clínicamente como un problema de salud de carácter epidemiológico. Pero cómo puede ser esto posible si por lo general tendemos a pensar que las epidemias son enfermedades que cuentan con algún medio de transmisión. Entonces ¿Cómo puede transmitirse la obesidad?

Lo cierto es que los medios de comunicación y las propagandas cumplen un rol fundamental a la hora de promover un voraz y desmedido apetito por una infinidad de comidas tan deliciosas como poco saludables. Por lo que sí, el medio de transmisión epidemiológica de la obesidad bien puede ser tu tv, la valla publicitaria de la esquina o el mismo monitor en el que lees esto.

El café verde: una solución más que comprobada

De entre toda esa red propagandística de engaños, surgen también verdaderos remedios para combatir la obesidad. Uno de ellos es el café verde, un producto totalmente natural.

El café verde no es más que café en un estado mucho más puro del que solemos consumir cotidianamente. Más precisamente, el café verde es café sin tostar. Resulta que el café al ser tostado pierde casi por completo algunas de sus propiedades ante la presencia de altas temperaturas. Unas de estas propiedades es el ácido clorogénico, al cual se le atribuye la capacidad del café verde para la reducción de peso.

Además, en todo el mundo ésta capacidad ya ha sido corroborada y comprobada científicamente por una gran variedad de estudios en centenares de sujetos de prueba. Llegándose a comprobar, incluso, muchos otros beneficios atribuidos al consumo del café verde.

La fuente del problema ofrece miles de “soluciones”

Paradójicamente, estos medios de transmisión de la obesidad son los mismos que transmiten los diferentes “remedios” contra la misma. Pudiendo encontrar miles de posibles remedios tanto muy similares como muy diferenciados entre sí. Aunque para nadie es un secreto que la mayoría de esas posibles soluciones que se pueden encontrar en casi todos lados mediante publicidades y propagandas, no son más que puras patrañas ideadas para generar dinero.

¿Cómo se consume el café verde?

Lo cierto del caso es que el café verde es bastante amargo mientras que su aroma es muy pobre. Por lo que difícilmente se pueda encontrar a alguien capaz de consumirlo como si de café tostado se tratase. Pero vamos, que de que puedes hacerlo puedes hacerlo. Tan solo basta con que muelas el café sin haberlo tostado antes y te prepares una taza, eso sí, consiente del sabor amargo que te espera.

Por otro lado, al ser considerado el café verde como un remedio eficiente y científicamente avalado para el combate contra la obesidad, no faltaron las farmacéuticas y demás empresas que lo hayan lanzado al mercado de maneras más digeribles al paladar, aunque su eficiencia, de hecho, haya quedado en tela de juicio.

En fin, hoy por hoy la mejor manera de consumir café verde es hacerlo mediante capsulas como si de cualquier otro medicamento comprimido se tratase.

¿Cuántas capsulas de café verde pueden tomarse al día?

El café verde comprimido en capsulas, por lo general, sigue siendo café verde sin mayores modificaciones. Aunque, por cierto, no está demás mencionar que el ácido clorogénico puede ser prácticamente eliminado del café verde en capsulas para que sus consumidores se vean forzados a consumir (comprar) más capsulas de las que realmente necesitarían si este elemento no fuese removido en lo absoluto.

Pero ingiriendo una capsula con la dosis de ácido clorogénico que normalmente forma parte del café verde, la recomendación general es de tomar dos capsulas al día, una al menos 30 minutos antes del desayuno y otra igualmente media hora antes del almuerzo o la merienda.

No se recomienda exceder esta dosis diaria debido a que, al estar en un estado mucho más puro que el café tostado, el café sin tostar contiene niveles de cafeína mucho más altos. Tampoco se recomienda consumir las píldoras por las noches por la misma razón antes planteada: la cafeína altamente concentrada.

Tanto si consumes una dosis diaria muy elevada de cafeína concentrada como si consumes una sola capsula de café verde por la noche; te expones a padecer de insomnio y/o trastornos del sueño.

Básicamente se trata de que, como todo en la vida, los excesos tienden a ser perjudiciales de una u otra forma. Y el consumo excesivo de las capsulas de café verde no es algo que escape a esta realidad.

Finalmente, queda de nuestra parte recomendarte leer la etiqueta del envase de capsulas verdes que hayas adquirido o estés por comprar. Igualmente te recomendamos, pese a que las capsulas de café verde son productos 100% naturales, que consultes con tu medico tu inquietud sobre si consumirlas o no y cuál es su recomendación profesional en cuanto a la dosis diaria que debes o puedes ingerir.

Leave a Reply